viernes, 4 de enero de 2013

Aprendiendo a pedalear




Su padre corriendo detrás de usted, sosteniendo su bicicleta y dejándole ir, es un buen recuerdo, pero él estaba haciendo todo mal. Si a su hijo o hija que ya camina, le dio una de esas bicicletas de madera que no tienen pedales, usted está haciendo todo bien; si ya es muy tarde para eso, aún puede hacer las cosas bien.                                                                                                                         
Sí, existe una forma correcta de enseñar a su hijo a andar en bicicleta, es natural y entretenida. A la edad de 5 años, un niño ya tiene suficiente balance y control motor para empezar a aprender, pero si usted ya es un adulto con licencia de conductor que aún no sabe pedalear, también es bienvenido a usar este método.
Primero echemos un ojo a algunas formas incorrectas.
No corra detrás de su hijo sosteniendo y luego soltando la bicicleta. Usted puede pensar que se mantiene cerca y listo para ayudar, pero después de soltar la bicicleta y dejar ir a su hijo(a), éste se encontrará arriba de una bicicleta que avanza por sí sola, sin saber cómo usar los frenos, sin saber cómo controlar esa tremenda máquina y tratando de mantener la bici en movimiento haciendo lo mejor por pedalear, pero no importa que tan fuerte usted grite “¡pedalea, pedalea!”, el pobre niño no es muy bueno en eso. Para cuando su pequeñín aprenda a usar los pedales, aún no sabrá cómo poner la bicicleta en movimiento y la autoconfianza de su retoño estará en un nivel muy bajo.
No use rueditas estabilizadoras. Esas pequeñas ruedas a los costados no ayudarán a su niño a aprender. Son buenas si su hijo es muy pequeño, pero éste podrá usarlas por años sin aprender a mantener el equilibrio de la bicicleta.
Ahora veamos la manera fácil, entretenida, indolora y correcta.

Preparándose
Es fácil para su niño, pero usted debe estar preparado.
El sistema de frenos de la bicicleta debe ser de manillas, no de pedales; los frenos de pedal o frenos de torpedo son para ciclistas avanzados. A propósito, el niño debe alcanzar fácilmente las manillas de los frenos.
Su pequeño ciclista va a necesitar un casco. Las estadísticas indican que a su hijo nunca le va a ocurrir un gran accidente ni se encontrará en medio de una tragedia, pero siempre hay pequeños golpes y arañazos que un casco mantendrá dentro del ámbito de lo divertido.
Busque un terreno plano y otro con una pequeña pendiente, preferentemente con pasto.
Ajuste la altura del asiento de modo que su pequeño pueda tocar el suelo con las plantas de sus pies y quite los pedales. Lo más probable es que una llave ajustable, o llave francesa, servirá, pero existe la posibilidad de que necesite una llave especial para pedales, eso depende de la bicicleta. Para apretar o soltar los pedales debe considerar el sentido de rotación de éstos: para apretarlos tiene que girar la llave en el sentido de rotación de avance del pedaleo. En otras palabras, para soltar el pedal izquierdo gire la llave en el sentido de las manecillas del reloj y para soltar el pedal derecho gírela en el sentido contrario a las manecillas del reloj.

Frenando y rodando
Ahora usted está sobre terreno plano, con una bicicleta sin pedales, con el nivel del sillín lo suficientemente bajo y con un niño deseoso de aprender (espero).
Después de explicarle a su hijo o hija como usar los frenos, deje que se impulse con los pies, como caminado o corriendo, pero mucho mejor. Esta es la parte en que su niño debe aprender a usar los frenos, alternando entre frenazos repentinos y suaves desaceleraciones.
Cuando el niño haya aprendido, dígale que se impulse con los dos pies al mismo tiempo, avanzando la mayor distancia posible con los pies en el aire.
Ahora es el momento de trasladarse a un terreno inclinado y agarrar velocidad.

Terreno inclinado
En esta parte su hijo se acostumbrará a mantener los pies en el aire y a sentir la bicicleta moverse por sí sola. Si la bajada es muy inclinada, trate de empezar por la parte baja e ir subiendo gradualmente. Rodar cuesta abajo desde la cima puede ser intimidante y peligroso.

Pedaleo
Sólo cuando el niño esté lo suficientemente seguro, vuelva a poner los pedales a la bicicleta. Cuando atornille los pedales, hágalo suavemente o le costará plata.
La inclinación del terreno le ayudará a su niño a comenzar el impulso con un pie en el suelo y el otro en un pedal, y yendo hacia abajo, antes de que el impulso se termine, pídale a su hijo que trate de pedalear. No lo presione, ocurrirá de manera natural. Tal vez, la segunda o tercera vez, su hijo o hija comenzará a pedalear casi inmediatamente después de tomar impulso, y entonces será el momento en que usted podrá gritar “¡pedalea, pedalea!”
El resto dependerá de su hijo. Con algo de práctica, el nuevo ciclista podrá manejar cualquier cosa que venga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada